Cachopo de setas

Cachopo de setas

¡Ya estoy aquí!

En serio, ¿de dónde narices es esta frase? Habrán pasado 20 años desde que la escuché en una peli y no me la he podido sacar de la cabeza. ¿Cariño he agrandado al niño? Nada, no lo recuerdo. Y es que siempre que la digo lo hago con la euforia que la caracteriza, con voz de niño y a voces, ¡YA ESTOY AQUÍ! Qué mal ha hecho esa película, fuera cual fuera.

Lo recuerde o no, ¡he vuelto! ¿Me habéis echado de menos? Yo mucho. Este mundillo engancha :)

Quería volver de mis vacaciones con algo muy mío y muy asturiano. Así que nada mejor que un cachopo de setas. ¿Qué os parece? Es exactamente lo mismo que el cachopo de ternera, con la salvedad de que sustituiremos los filetes de ternera por setas.

Me encanta Asturias, no es ninguna novedad. Como todos los asturianos y como bien dice Melendi Cuanto más lejos estoy más asturiana me siento. Pero no todo es tan bonito como lo pintamos y si hay algo que me ofende muchísimo de Asturias es el tamaño de sus cachopos de ternera. ¡Son totalmente desproporcionados!

Hay restaurantes en los que con un cachopo de ternera y un entrante comen tranquilamente 5 personas. Palabra. Me ha pasado. Pero es que también hay sitios en que no te dicen este detalle. Así que pides tu cachopo tan contento y al rato ves al camarero que se acerca con un cachopo de medio metro de largo. Y no, no exagero. ¡Me ofende!

A mí me gusta comer algo que pueda acabar, no algo que pueda acabar a la semana siguiente. Así que si venís a Asturias y queréis probar el cachopo de ternera acordaos de preguntar al camarero como lo tienen de grande (el cachopo).

Pero qué pasa si vamos a comer solos y aun así tenemos antojo de cachopo. Pues que existe un maravilloso invento que es el cachopo de setas. Mucho más ligero y (para mí gusto) más sabroso. Y como no existen setas de medio metro de largo (que yo haya visto) pues… es la opción perfecta.

Ingredientes (para 2 personas):

  • 1 bandeja de setas (400 gr aproximadamente).
  • Jamón serrano cortado fino (50 gr aproximadamente).
  • 4 lonchas de nuestro queso de barra favorito (el mío Tres Oscos).
  • Harina.
  • 1 huevo.
  • Pan rallado.
  • Sal y pimienta.
  • Aceite de oliva suave.

Elaboración:

  • Lo primero que haremos será limpiar las setas pasándoles un paño o papel de cocina humedecido con agua.
  • Una vez limpias les cortamos el pie. Lo de cortarles el pie es para conseguir unas setas lo más rectas posibles y que, de esta forma, nos sea más fácil montar los cachopos. El trocito que hemos cortado no lo tiramos, lo aprovecharemos para la salsa.
  • Salpimentamos las setas y las emparejamos por tamaños. Evidentemente no conseguiremos que sean iguales, pero nos vale un tamaño similar.
  • Ahora nos ponemos con la tarea de montaje. La parte rugosa de la seta irá hacia dentro y la lisa será la parte exterior del cachopo. Cubrimos la mitad de las setas con una capa (o dos, al gusto) de queso y con otra capa (o dos, al gusto) de jamón y tapamos con la seta pareja. Ya tenemos preparados nuestros cachopos.
  • Rebozamos los cachopos en harina. Como véis en las fotos yo ya los dispongo para el montaje en una lámina de papel de aluminio espolvoreado con harina y así solo tendremos que darles la vuelta para terminar el rebozado.
  • Pasamos cada cachopo por huevo batido y posteriormente por pan rallado. Mi consejo es hacerlo a mano y ayudarnos con un tenedor, ya que si lo hacemos solo con cubiertos podemos desmontarlos. Reservamos.
  • Ponemos una sartén a fuego medio con aceite de oliva suave, no mucho, tan solo que cubra el fondo. Una vez caliente freímos los cachopos. Primero por un lado y luego por el otro. Los haremos unos tres minutos por cada lado o hasta que doren. Para comprobarlo levantaremos un poquito uno con un cubierto de madera (para no rayar la sartén). Les daremos la vuelta ayudándonos con un cubierto de madera y una espumadera o espátula.
  • Una vez dorados por ambos lados los reservamos en un plato con papel absorbente de cocina para quitar el exceso de aceite, cubrimos con otra servilleta y vamos haciendo el resto.
  • ¡Listos! Solo nos queda acompañar con una salsa y con unas patatas fritas. A riesgo de repetirme os recomiendo la salsa de queso azul que usamos para las milanesas de setas de cardo. Le va fantástica. Aquí veíamos cómo.

Notas.

  • Siempre nos sobrará alguna seta que no podamos emparejar pero no tenemos problema. La usamos para la salsa tal y como veíamos en su día.
  • Si aún cortando el pie las setas quedan un poquito abombadas no nos preocupamos, la seta en cuanto calienta en la sartén se aplana y no tendremos dificultad para darle la vuelta.

Y por hoy nada más. Espero que os animéis a probarlo porque realmente merece la pena. Me atrevería a decir que es una de mis comidas favoritas. ¡Ya me contaréis! 

Deja tu comentario

*